La quita del Fondo Compensador que subsidiaba al transporte público, comunicada por el gobierno nacional la semana pasada, sacudió por completo a un sistema que ya se encontraba con dificultades. Esta decisión política, sumada a la alta inflación y el acuerdo paritario que haya con los choferes, daría como resultado una importante suba en el precio del boleto de colectivos interurbanos que conectan a las ciudades santafesinas. El aumento sería inminente.

“El último incremento fue el de 60% el 20 de diciembre, pero contemplaba la actualización más que nada entre marzo y septiembre del año 2023”, señaló Leandro Sólito, referente de la Asociación de Transporte Automotor de Pasajeros (ATAP). De septiembre a diciembre el Instituto Nacional de Estadística y Censos de la República Argentina (Indec) registró una suba de precios del 46,6%, y falta aún la medición de enero que consultoras privadas ubican en el orden del 20%.

Al desfasaje producto de la inflación habrá que sumarle la actualización de los salarios de los chóferes, que se encuentra en plena negociación entre la Federación Argentina de Transportadores de Automotor de Pasajeros (Fatap) y la Unión Tranviarios Automotor (UTA). Las partes se volverán a reunir el próximo miércoles 14 de febrero, y ese sería el último eslabón a tener en cuenta para definir el futuro precio del boleto de colectivos interurbanos.

“No querrán dar todavía el aumento de boleto hasta no contar con esos factores para no tener que tocarlos dos veces De todos modos, y probablemente con esta inflación y al no haber más subsidio nacional, la tarifa va a ser una de las herramientas que tendrá más fluidez que antes”, anticipó Solito, previendo actualizaciones más continuas. Cabe recordar que, por ejemplo, en la ciudad de Rosario el legislativo local dio potestad al intendente Javkin de aumentar el boleto cada dos meses, aunque en este caso se trata del colectivo urbano.

Solito admitió que se prevé “un salto grande”, pero consideró que “hay que tratar de lograr que no sea todo tarifa porque, si no, a la gente le va a afectar mucho el bolsillo y se va a bajar el colectivo. Hay que buscar un medio entre tarifa y subsidio”.

“El gobierno de la provincia tendría que empezar a entender y a darle de prioridad al transporte. Porque a nivel ciudad hay otras opciones como bicicletas, pero a nivel provincial van a volver a aparecer transportes alternativos ilegales que van a poner una tarifa un poco más barata”, advirtió.

El referente de Atap también pidió que provincia comience a subsidiar el 100% del boleto educativo gratuito, ya que “va a la demanda y no a la oferta, porque los pasajeros estudiantes que utilizan el boleto están identificados”.

“Es de carácter restrictivo porque en menos de 100 kilómetros pueden usar el boleto educativo dos veces por día, y en más de 100 dos veces por semana. Entonces es un subsidio que guía la demanda, que si bien va la empresa, la empresa lo tiene que justificar con los antecedentes, está todo en el sistema registrado”, señaló para concluir.

By admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *